Comunicación asertiva con la pareja

La comunicación es fundamental para lograr llegar a la madurez de una relación de pareja. Para generar una comunicación efectiva, que ayude a establecer de manera constante una relación de pareja sana es necesario pensar de manera asertiva, es decir comunicar las ideas, pensamientos, sentimientos, emociones, necesidades con la persona correcta, en el momento correcto y en el lugar correcto. A continuación veremos cómo puede alcanzarse este nivel de comunicación en una relación de pareja.

Para lograr llegar a la madurez de una relación de pareja es primordial crear una comunicación fluida y eficiente. Sin embargo, en ocasiones esta se torna confusa y deficiente; básicamente lo que vuelve difícil a la comunicación en pareja es la cantidad de proyecciones ideales que la otra persona no logra cumplir. Sin embargo, comunicar es una fórmula sencilla: emisor – mensaje – receptor.

La comunicación no verbal, la información que se transmite con todo el cuerpo, también es de fundamental importancia. En el caso de las parejas, es muy importante que lo que se diga sea a través de todo el cuerpo. Hay personas hipersensibles que quieren una atención total y exclusiva, pero hay otras que son más de “habla, te escucho”. Si dejamos de poner atención en las necesidades de la pareja, entonces vienen los reclamos; hay quien maneja un reclamo de tipo pasivo: sólo gestos, pero hay quienes pueden ser muy explícitos y agresivos.

La comunicación regularmente es complementaria, es decir uno habla y el otro escucha. Uno es más activo que el otro, uno pide y el otro da. Lo sano es que nos intercambiemos de posición como en el baile; sin embargo, hay personas que se sienten muy cómodas tomando un papel pasivo en la relación, mientras que el otro se siente muy bien al ser mucho más activo, de esta manera pueden lograr cierto tipo de equilibrio posicionándose en esos roles.

Ser asertivo se define como comunicar nuestras ideas, pensamientos, sentimientos, emociones, necesidades con la persona correcta, en el momento correcto y en el lugar correcto. Ser asertivos nace del conocernos, de comprender nuestras necesidades para poder expresarlas con todo el cuerpo y que el otro lo comprenda y lo respete.

Lograr la asertividad en la vida es la tarea de todo ser humano que busca una vida llena de bienestar y satisfacción:“me entiendo y lo expreso, entiendo al otro y lo escucho, comprendo las necesidades por resolver y entre los dos tomamos la responsabilidad de brindar una solución oportuna”. Muchas parejas creen que esto es complementario 50–50, en realidad es 70–30, 80-20, 40-60 o lo que funcione a un tipo de relación específico, y en ocasiones será: “a veces tú y a veces yo”.

Cada pareja es diferente y encontrará el equilibrio de su propia y particular forma, y eso es maravilloso. Es importante mencionar que la pareja que elegimos es la persona que nos checa para resolver toda nuestra situación inconsciente; es decir, el otro nos compensa perfectamente.

Solución de conflictos

Lo más importante en la relación de pareja es aprender a resolver los conflictos, para que no se vuelvan tragedias griegas cotidianas, ni esporádicas representaciones de las guerras mundiales en donde hasta las familias extendidas toman partido. Para ello existe una técnica que, en la medida en que sea aplicada, se logrará obtener una comunicación más sana hasta lograr un equilibrio perdurable.

-Reclamo Sano

El reclamo es necesario porque es pedir; pedir lo que necesito para estar en equilibrio. Re – clamo significa pedir las veces necesarias hasta que lleguemos a un acuerdo satisfactorio para ambos. Al principio reclamar nos saldrá con enojo acumulado, sin embargo entre más lo practiquemos más lograremos decirlo con respeto de mí mismo y del otro.

Pasos para el reclamo sano

  1. Ubica tu necesidad. Si algo de tu pareja o de la situación te esta incomodando, revisa cuidadosamente contigo mismo. ¿Cómo te hace sentir? y ¿qué necesidad no resuelta tienes? Si lo que te incomoda tiene que ver con el otro entonces…
  2. Expresa tu necesidad. Exprésala responsablemente: “YO” me siento incomodo, molesto, triste, decepcionado, temeroso por tal situación
  3. Haz una propuesta. Propón algo para que esa necesidad quede resuelta. Cuando revisas tu necesidad regularmente hay un “si lo hiciera diferente yo no me sentiría así”, de tal forma que este es el momento de hacer la propuesta.
  4. Negociación. Posiblemente tu pareja no comparte tu solución ideal como algo realmente aplicable en su vida. Necesitas ser pacientes y negociar para lograr llegar a un acuerdo.
  5. El acuerdo es un logro en la pareja -como el voto femenino, como la igualdad racial en Estados Unidos-, así que toma su tiempo y hay que honrarlo cuando se logra.

-Tomar acuerdos

Los acuerdos son muy importantes en la relación de pareja. Resuelven sensatamente las necesidades de los dos, uno no controla o domina al otro, sino que a través de los acuerdos se mantiene el respeto y tolerancia a las diferencias. Sin duda, ayudan a vivir más cómodamente y son el medio más efectivo para lograr un equilibrio.Un acuerdo sano es flexible porque su objetivo es cubrir las necesidades de ambos siempre y es humano porque considera a cada miembro de la pareja con la misma importancia, respeto y amor. El acuerdo es producto de una relación, es la síntesis tuya y mía.

Lic. En Psicología Ana Luisa Del Castillo Falconi

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *